Intuición para arraigarse en tierras notables donde los Jesuitas, hace más de 400 años, vislumbraron grandes potenciales para desarrollar su obra e importantes aportes. Instinto para seleccionar viñedos y variedades exquisitos.  Inteligencia para aliarse a la mejor tecnología en un cuidado proceso de elaboración y guarda.

Jairala Oller es todo eso. Es excelencia.